top of page

Balanceando la Vida de Mamá para tener una mejor salud mental



Si antes de tener hijos era difícil balancear nuestras vidas, ahora como mamás parece que fuera imposible! Entre los hijos, el matrimonio, el tiempo personal, tal vez tu carrera y tantas otras cosas, puede haber días en los que sientes que estás perdiendo la cabeza por todo lo que tienes que hacer y atender.


Todas nuestras responsabilidades pueden dejarnos sintiéndonos cansadas ​​y extremadamente agotadas– y, a veces, incluso deprimidas. Si crees que sufres de depresión, habla con tu médico y busca la ayuda de una terapista de salud mental. En Florecer Family Counseling brindamos consejería cristiana servicios que cubren una amplia gama de temas, incluyendo la depresión.


Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar el agotamiento y crear un equilibrio saludable en nuestras vidas como madres? Ya sea que seas una ama de casa, que trabajes o te encuentres en un punto intermedio, hay muchas maneras en que puedes comenzar a encontrar un mejor ritmo en tu vida, lo que finalmente te beneficiará no solo a ti sino también a tu familia.


Priorizar

Cuando nos sentimos sobrecargadas y desequilibradas en nuestras vidas, lo primero que debemos hacer es echar un vistazo a todo lo que tenemos en el plato. Haz una lista de todas tus responsabilidades y luego hazte estas preguntas:


  1. ¿Cuáles son las cosas más importantes en esta lista?

  2. ¿Qué responsabilidades se pueden abandonar o retrasar por ahora?

  3. ¿Qué responsabilidades no se pueden abandonar?


Una vez que hayas respondido estas preguntas, haz una nueva lista con todas las responsabilidades que deben ser atendidas, dejando fuera las que se pueden dar de baja o se pueden esperar. Prioriza aquellos en orden de importancia. Es posible que descubras que muchas de las cosas que estabas haciendo en realidad solo estabas perdiendo el tiempo, y al dejar esas cosas, tienes mucho más tiempo para las cosas que son importantes para ti.


Al averiguar cuáles son las responsabilidades más importantes de tu vida, podrás realinear tu horario de una manera que se sienta mucho más satisfactorio y menos agobiante, porque no estás gastando tiempo en cosas que no son de mucha importancia a expensas de cosas que sí lo son.


Practicando la espiritualidad

Si eres una mujer de fe, priorizar tu relación con Dios es fundamental para manejar mejor tus responsabilidades del día a día y obtener bienestar espiritual. Practicar la espiritualidad es una forma de autocuidado y serás más efectiva cuando te conectes diariamente con Dios.


Esto puede parecer un tiempo devocional temprano en la mañana antes de que los niños se levanten, crear un tiempo de oración en tu día o leer la Biblia antes de acostarte. Puedes determinar la cantidad de tiempo que puedes separar para conectarte con el Señor, lo que hará una diferencia en tu día a medida que obtengas una sensación de calma y concentración.


Maneja tu tiempo efectivamente

Una razón por la que puedes sentirte sobrecargada con todas tus responsabilidades en tu vida puede no ser que tengas demasiado en tu plato, sino que no estás atendiendo esas cosas de manera eficiente con tu tiempo.


Por ejemplo, si cocinas todo desde cero o preparas comidas complicadas y te encuentras constantemente en la cocina mientras descuidas otras tareas, es probable que debes encontrar una manera de simplificar la preparación de los alimentos, como simplificar las comidas o comprar algunas cosas prehechas. O si constantemente tienes montañas de ropa por doblar, encuentra una manera de dividir las cargas a lo largo de la semana en lugar de dejar que se acumulen.


También puedes considerar tareas en las que pidas ayuda o la delegues a otros en tu hogar. Puedes preguntarles a tus amigos qué herramientas usan para administrar su tiempo o qué les funciona. La gestión del tiempo es una habilidad que debe aprenderse como cualquier otra, pero es esencial para crear una vida equilibrada.


Crear una rutina

Los seres humanos tienen una necesidad innata de previsibilidad y rutinas. Sin ella, la vida es caótica, impredecible y aterradora. Las rutinas sirven como una "base de operaciones", un lugar seguro al que podemos regresar y en el que podemos confiar entre todas las incertidumbres de la vida.


Cuando creamos una rutina para nosotras y nuestro hogar, esto conlleva al orden. No solo sabemos qué esperar en nuestros días, pero también nuestros hijos. Tener una rutina diaria hace que el día fluya más suave y fácilmente.


Si aún no tienes una rutina, crea un horario diario para ti y su familia. No tiene que ser el mismo horario todos los días, pero haz al menos un plan general para que todos sepan qué esperar. Deja espacio para el tiempo libre y se flexible cuando el día no salga exactamente como lo planeaste. ¡Está bien! Tener una rutina establecida te permite volver a ella cuando se producen desviaciones.


Demasiada previsibilidad puede ser sofocante, así que también no temas ser espontánea de vez en cuando. Tener una rutina flexible es parte de una vida equilibrada.


Aprende cuándo decir “no”

Un gran problema con el que se encuentran muchas mujeres es la dificultad de decir “no.” Ya sea un proyecto de trabajo que no es nuestra responsabilidad, resolver los problemas de una amiga, o ser voluntaria en diferentes oportunidades, cuando se nos pide que hagamos algo, inmediatamente queremos decir que “sí.”


Como mujeres, nos encanta sentirnos necesarias y útiles, por lo que decir que “no” cuando se nos pide ayuda puede parecer incorrecto. Pero es fundamental aprender a decir que no y tener buenos límites si deseas tener una vida equilibrada.


Echa un vistazo a tu calendario y vea con qué lo has llenado: ¿está lleno de cosas que quieres y/o necesitas hacer? ¿O está lleno de cosas a las que has dicho que sí por un sentido de obligación hacia los demás? Si te sientes abrumada en tu vida, puede ser hora de alejarte de esas excesivas oportunidades.


Esto no significa que nunca debas decir que sí a las oportunidades, pero sí requiere que pienses de manera más crítica y sabia sobre a qué estás dedicando tu tiempo. Nuestro tiempo es precioso y debemos usarlo en las cosas que más importan y en nuestras prioridades.


Las estaciones cambian

Finalmente, es importante darse cuenta de que algunas temporadas serán más caóticas y abrumadoras que otras, y eso está bien. No siempre es posible encontrar un equilibrio perfecto en nuestras vidas, pero cuando estás en una temporada desequilibrada debes recordar que no durará para siempre.


Hay tantos momentos en la vida en los que se necesita toda nuestra energía para sobrevivir durante el día, especialmente en momentos de crisis, como una enfermedad o la muerte de un ser querido. El periodo del posparto es otra temporada de sobrevivencia para las mamás con pequeños.

Si te encuentras en una temporada difícil en este momento, deseamos que sepas que esto también pasará y encontrarás el equilibrio nuevamente. No vas a estar atrapada ahí para siempre, solo tómalo un día a la vez. Las temporadas difíciles brindan la oportunidad de confiar en el Señor para recibir fortaleza. Apóyate en Él y confía en que Él te ayudará.


Siempre puedes comunicarte con nosotras aqui en Florecer Family Counseling si sientes que tu vida es demasiado difícil de sobrellevar. No estás sola y podemos brindarle las herramientas que necesitas para seguir avanzando.


Recursos


Manual ampliado de capacitación en habilidades DBT, Copyright © 2017 por Lane Pederson

Publicado por PESI Publishing & Media PESI, Inc 3839 White Ave, Eau Claire, WI 54703



Kommentare


bottom of page